26 de mayo de 2024

Novena Digital

Medio de comunicación oficial de La Araucanía

¿Cómo cuidar el bolsillo en invierno con las cuentas de luz?

Con la llegada del invierno, las bajas temperaturas nos impulsan a hacer un uso más frecuente de la calefacción y otros dispositivos eléctricos para mantenernos confortables en casa. Sin embargo, este aumento en el consumo de energía puede traducirse en facturas de luz más elevadas, en parte debido al fenómeno del “consumo fantasma” o el uso de aparatos poco eficientes.

Aquí te presentamos cinco consejos para ayudarte a mantener bajo control tus gastos de energía durante los meses más fríos:

  1. Aprovecha la luz natural y utiliza ampolletas eficientes: Durante el invierno, los días son más cortos y oscuros, lo que nos lleva a encender más luces por más tiempo. Para reducir este consumo, aprovecha al máximo la luz natural abriendo cortinas y persianas durante el día. Además, considera reemplazar las bombillas incandescentes por opciones más eficientes, como las LED, que consumen menos energía y tienen una vida útil más larga.
  2. Ten cuidado con el consumo fantasma: Muchos electrodomésticos continúan consumiendo energía incluso cuando están apagados o en modo de espera. Para reducir este gasto innecesario, desconecta los aparatos que no estés utilizando. No basta con apagarlos, deben estar desenchufados. Algunos ejemplos comunes incluyen cargadores, alargadores, electrodomésticos de cocina, televisores y computadoras. Sin embargo, ten en cuenta que esto no se aplica al refrigerador, que debe permanecer conectado para mantener la cadena de frío de tus alimentos.
  3. Verifica el aislamiento de tu hogar: Un buen aislamiento en paredes, ventanas y techos puede ayudar a retener el calor dentro de tu hogar durante el invierno, reduciendo así la necesidad de utilizar la calefacción constantemente. Considera instalar doble acristalamiento en tus ventanas, sellar grietas y fisuras, y añadir aislamiento en paredes y techos para evitar fugas de calor.
  4. Utiliza la calefacción de forma eficiente: La calefacción es uno de los principales responsables del aumento en el consumo de energía durante el invierno. Para utilizarla de forma más eficiente, programa tu termostato para que se encienda y apague automáticamente según tus horarios y preferencias de temperatura. Además, asegúrate de mantener los radiadores y sistemas de calefacción limpios y en buen estado de funcionamiento para evitar pérdidas de eficiencia energética.
  5. Adopta hábitos de ahorro de energía: Pequeños cambios en tus hábitos diarios pueden marcar una gran diferencia en tus facturas de luz. Apaga las luces cuando salgas de una habitación, utiliza la lavadora y el lavavajillas con carga completa y en modo eficiente. Estos simples hábitos pueden generar un impacto significativo en tu consumo y ahorro de energía.

Con estos consejos, puedes mantener bajo control tus gastos de energía durante el invierno y asegurarte de que tu hogar sea más eficiente y sostenible.