26 de mayo de 2024

Novena Digital

Medio de comunicación oficial de La Araucanía

Defensoría de la Niñez revela cifras alarmantes sobre explotación sexual en Chile

El análisis presentado por la Defensoría destaca un aumento del 29% en el número de víctimas de explotación sexual entre los años 2022 y 2023, con un énfasis en la vulnerabilidad de niñas y adolescentes.

La Defensoría de la Niñez entregó un informe detallado sobre la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en Chile, revelando un panorama alarmante y la crítica situación que enfrenta este grupo vulnerable en el país.

El defensor Anuar Quesille presentó las cifras preocupantes, señalando que “entre los años 2022 y 2023 más de 2 mil niñas, niños y adolescentes fueron identificados como víctimas de explotación sexual por el Ministerio Público, lo que representa un aumento del 29% en comparación con años anteriores”.

Del total de víctimas, un 86% son niñas y adolescentes mujeres, y el 64% tiene entre 14 y 17 años. Quesille destacó la gravedad de la situación, equiparando la explotación sexual a la esclavitud y al trabajo forzoso, y la calificó como una de las formas más graves de violencia sexual.

El análisis reveló que las regiones con las tasas más altas de explotación sexual infantil son Arica y Parinacota, Atacama, Valparaíso, O’Higgins, Ñuble, Biobío, Los Ríos, Los Lagos, Aysén y Magallanes. En particular, esta última registra una tasa alarmante de 294 víctimas por cada 100.000 personas.

Además, se evidenció que esta vulneración de derechos afecta de manera recurrente a niñas, niños y adolescentes bajo cuidado del Estado. Durante el año 2023, los centros residenciales del Servicio de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia ingresaron un total de 441 circulares por presuntos delitos de explotación sexual, involucrando a 296 víctimas.

El informe también abordó la explotación sexual en entornos digitales, donde entre 2022 y 2023 más de 1.100 niñas, niños y adolescentes fueron identificados como víctimas de este tipo de delito. La región de Ñuble presenta la mayor tasa, con 60 víctimas por cada 100.000 personas, seguida por O’Higgins con 58,8.