13 de abril de 2024

Según el estudio del Observatorio Laboral de la UFRO, el empleo se ha mantenido estable en los últimos tres meses en la región.

El ingreso promedio en La Araucanía crece un 10% en 2022, según informe del Observatorio Laboral

El Observatorio Laboral del Sence, desarrollado en la región por el Instituto de Desarrollo Local y Regional de la Universidad de La Frontera, presentó su nuevo informe mensual titulado “Termómetro Laboral”, con un análisis respecto a las dinámicas laborales del último periodo. Adicionalmente, dio cuenta de los últimos datos de ingresos disponibles, correspondientes a octubre – diciembre 2022.

La Universidad de La Frontera, a través del Observatorio Laboral del Sence presentó su informe de “Termometro Laboral” en el cual indica que “el empleo se ha mantenido relativamente estable estos últimos trimestres, y un elemento relevante que destaca es que los ingresos promedio y medianos de las personas que trabajan en nuestra región han aumentado. Según la información recopilada, el ingreso promedio aumentó un 10% respecto al 2021, alcanzando los $590.952 pesos. A su vez, esto es un 25% más alto que los niveles previos a la pandemia en 2019”.

Desafíos pendientes

No obstante, pese a los positivos indicadores del aumento de los ingresos, aún existen importantes brechas en el mercado laboral de La Araucanía, donde se visualiza que durante 2022 la mitad de las personas trabajadoras tuvieron ingresos de $422.187 o menos por su ocupación principal (ingreso mediano).

Bajo este contexto, la Seremi del Trabajo y Previsión Social, Claudia Tapia de La Peña, destacó que “si bien estamos conscientes que los indicadores dan cuenta de alzas en los ingresos, aún existen importantes brechas en el mercado laboral que debemos afrontar, como es el caso de las brechas de género que tienen las trabajadoras de la región, donde la mitad de ellas tienen ingresos que no superan los $400 mil pesos, mientras que la mitad de los varones tiene sobre $450 mil pesos”.

En este escenario, el “Termómetro Laboral” permite identificar algunas de las razones detrás de estas brechas de ingresos según sexo, como son las desigualdades en los tiempos de trabajo remunerado comprendidos en las jornadas laborales de las trabajadoras de la región, las cuales tienden a trabajar menos horas en empleos remunerados, debido a mayores cargas de trabajo no remunerado dado el rol de cuidados familiares y trabajo doméstico que muchas mujeres asumen producto de los estereotipos de género, siendo también este mismo rol un importante motivo de exclusión de muchas mujeres del mercado laboral.

Adicionalmente, se visualiza que, más allá de los avances en ingresos, La Araucanía sigue siendo una de las regiones con más bajas remuneraciones a nivel nacional. Además, el aumento de los ingresos en nuestra región entre 2019 y 2022 fue menor en comparación con otras regiones, ocupando el puesto doce en términos de crecimiento de ingresos en ese período y el puesto catorce en ingresos medianos a nivel nacional, superada solo por Ñuble y Arica y Parinacota.

A propósito de lo anterior, Camilo Rosas Flores director del Observatorio Laboral Araucanía y del Instituto de Desarrollo Local y Regional UFRO, enfatiza que “la mitad de nuestra región tiene ingresos que bordean los 420 mil pesos o menos, mientras que a nivel nacional la mitad de la población tiene ya 500 mil pesos o más, lo que da cuenta que la brecha de ingresos existente a nivel nacional aún es desfavorable para La Araucanía. En este sentido, se desea que estas brechas de ingresos puedan comenzar a revertirse y que la épocas de primavera y verano que vienen, no solo permitan superar la estabilización del empleo en que nos encontramos, sino dar cuenta de mayores incrementos de ingresos y una reducción de esta brecha territorial de nuestro país”.