26 de mayo de 2024

Novena Digital

Medio de comunicación oficial de La Araucanía

El problema de las comunas que lideran la venta de viviendas

Si bien el rubro se mantiene estable pese a la crisis habitacional, otros factores influyen en su estancamiento, como la demora en la aprobación de proyectos.

Macul se ha posicionado en el primer lugar de las comunas de la Región Metropolitana con mayor demora en la aprobación de proyectos inmobiliarios, tardando un promedio de 2.214 días, según revela un estudio de la consultora Colliers.

Según expertos, esta demora afecta la eficiencia y el ritmo de desarrollo de nuevas viviendas en la zona. Actualmente, el proceso completo para levantar un proyecto de viviendas supera los cinco años, y casi la mitad de este tiempo corresponde a la obtención de permisos, detallan.

La Cisterna y Estación Central siguen a Macul en el ranking, con 2.046 y 1.964 días respectivamente. Ñuñoa, La Florida, San Miguel, Lo Barnechea, Providencia, Santiago y Las Condes también figuran entre las comunas con mayor demora.

Menos plazos para reducir la crisis

El informe detalla que una reducción en los tiempos de aprobación podría disminuir considerablemente el déficit habitacional en áreas críticas como Macul y Ñuñoa, con potenciales disminuciones del 12% y 10% respectivamente.

Estos extensos períodos de espera, según los expertos, desincentivan la inversión y también contribuyen al aumento de los costos de las viviendas, exacerbando así el déficit habitacional. “Si los plazos para permisos se mantuvieran como hace diez años, estaríamos viendo una inversión total de aproximadamente 13.750 millones de dólares a nivel nacional”, agregan.

Desde la consultora que realizó el estudio, resaltan que la agilización en los procesos podría generar hasta 100 mil nuevos empleos. Ante ello, los expertos enfatizan sobre la importancia de aplicar criterios técnicos y objetivos en la revisión de expedientes, destacando el rol de los revisores independientes, profesionales altamente calificados destinados a facilitar el trabajo de las Direcciones de Obras Municipales.

Los analistas sugieren que los revisores independientes han sido marginados por intereses políticos de grupos minoritarios, lo que ha impactado negativamente la tramitación de permisos. “La demora en los permisos es una clara consecuencia de no utilizar los apoyos y resguardos que la ley otorga”, concluyen, haciendo un llamado a un cambio en la gestión de estos procesos para beneficio del desarrollo urbano y económico de la región.