13 de abril de 2024

[Opinión] Andrea Bocelli en Viña: Más allá de la confusión y la hipocresía

Por: Italo Soto Villarroel, profesor de educación musical, mención dirección coral, comunicador y productor general de Novena Digital.

El reciente Festival de Viña del Mar presenció una actuación magistral de Andrea Bocelli, quien cautivó al público con su incomparable voz y talento. Su presentación fue un testimonio de la excelencia artística y la profundidad emocional que solo un maestro de la música puede ofrecer.

Sin embargo, entre los elogios y la admiración, surgieron comentarios que revelaron una lamentable falta de conocimiento y aprecio por el arte lírico. La confusión entre la voz de Bocelli y la de Pavarotti, aunque comprensible para algunos, refleja una ignorancia generalizada sobre la diversidad de estilos y voces en la música docta (mal llamada música clásica).

Esta confusión pone de manifiesto la necesidad de educación y exposición cultural en nuestra sociedad. Es imperativo reconocer y valorar la singularidad de cada intérprete, así como la riqueza de la música clásica en su conjunto. La apreciación de la ópera y la música docta no debería limitarse a un evento mediático, sino fomentarse como parte integral de la educación y la experiencia cultural de todos.

Además, es decepcionante observar la hipocresía de aquellos que, sin tener una verdadera conexión con la música lírica, se suman al coro de elogios solo por moda o conveniencia social. La ópera y la música clásica han sido durante mucho tiempo objeto de burla y desdén por parte de aquellos que las consideran elitistas o inaccesibles. Sin embargo, cuando un evento como el Festival de Viña presenta una figura tan icónica como Bocelli, de repente se vuelven “amantes” de la ópera, sin comprender realmente su profundidad artística y emocional.

Es hora de reconocer la importancia de la diversidad musical y de celebrarla en todas sus formas. En lugar de caer en la ignorancia y la hipocresía, debemos abrir nuestras mentes y corazones a la belleza y la emoción que la música lírica puede ofrecer. La actuación de Andrea Bocelli en el Festival de Viña debería ser un recordatorio de la grandeza del arte y una invitación a explorar y valorar su riqueza en toda su amplitud.

Disclaimer: Nuestra sección “COLUMNA DE OPINIÓN” es un espacio abierto, por lo que el contenido vertido en ella es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja la línea editorial de NOVENA DIGITAL Y/O MULTIMEDIA ARAUCANÍA.