29 de mayo de 2024

Novena Digital

Medio de comunicación oficial de La Araucanía

[Opinión] La corrupción: Un obstáculo para el crecimiento de las PYMES en Chile

Por: Ricardo Vásquez Cisternas, CEO de Eventos Bahía Blanca.

En Chile, la corrupción y la desidia están estrangulando a nuestras pequeñas y medianas empresas (PYMES), sumiéndolas en un abismo de desesperación. Desde el gobierno hasta las instituciones locales, la corrupción se ha vuelto una norma, donde los intereses personales prevalecen sobre las necesidades reales de nuestra comunidad empresarial.

Los escándalos de corrupción, como el vergonzoso “Caso Convenios”, han creado un clima de desconfianza generalizada en el mundo empresarial. En lugar de apoyar a las PYMES, las instituciones deberían estar al servicio de la comunidad, pero están siendo utilizadas para enriquecer a unos pocos a costa del empobrecimiento del país.

Las instituciones corruptas han sembrado el caos en nuestra sociedad. El acceso al crédito se ha vuelto un laberinto burocrático y las oportunidades para presentar nuevas ideas y proyectos al gobierno y a las grandes empresas han sido sofocadas por la desconfianza generalizada que permea en la sociedad. Esta falta de transparencia y credibilidad ha dejado a nuestras PYMES en una situación precaria, limitando su capacidad para crecer y prosperar en un entorno económico cada vez más hostil.

Es hora de que las autoridades abandonen la indiferencia y tomen medidas concretas para combatir la corrupción a nivel nacional. Necesitamos transparencia, rendición de cuentas y políticas económicas justas que realmente apoyen el desarrollo de nuestras PYMES y de todo el país.

Además, es crucial simplificar los procesos burocráticos para acceder a licitaciones y oportunidades de negocios. Actualmente, el excesivo papeleo y los complicados formularios hacen que los empresarios se sientan como si estuvieran siendo interrogados por un crimen, en lugar de simplemente intentar hacer crecer sus negocios. Simplificar estos procedimientos no solo ayudaría a fomentar la participación de las PYMES en licitaciones y contratos gubernamentales, sino que también contribuiría a restaurar la confianza en nuestro sistema económico.

Las PYMES son el corazón de nuestra economía, son las creadoras de empleo y de crecimiento, no merecen ser metidas en el mismo saco que aquellos que se aprovechan del sistema. Es hora de devolverles la confianza que se merecen, de reconstruir un ambiente donde puedan florecer y contribuir al progreso de nuestro país.

Disclaimer: Nuestra sección “COLUMNA DE OPINIÓN” es un espacio abierto, por lo que el contenido vertido en ella es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja la línea editorial de NOVENA DIGITAL Y/O MULTIMEDIA ARAUCANÍA.