5 de febrero de 2023

Propuesta de Asamblea Plurinacional que disuelve los poderes del Estado recibe críticas entre constituyentes

La iniciativa propone que los poderes del Estado se concentren en una Asamblea Plurinacional de 600 personas que excluye de voto a banqueros, empresarios y oficiales de fuerzas armadas.

“La Constitución declara que los anteriores poderes Legislativo, Judicial y el poder Ejecutivo son disueltos. En su reemplazo nace la Asamblea Plurinacional de las y los Trabajadores y de los pueblos”. Esa es la propuesta de norma presentada por la convencional María Rivera y que despertó críticas.

El articulado propone la disolución de los poderes del Estado y, en su lugar, una asamblea de 600 miembros elegidos “a través de asambleas de base por rama de sectores productivos y servicio, comunales, pueblos originarios y suboficialidad de las fuerzas armadas”.

Además, incluye que la adhesión de las personas de pueblos originarios a la asamblea es libre y voluntaria y que deberá garantizar el derecho de autodeterminación de aquellos sectores que no quieran ser parte del Estado chileno.

excluye de la participación en la asamblea a “propietarios de gran empresa, tierras; banqueros y especuladores; la alta jerarquía de las iglesias, la oficialidad de las fuerzas armadas y gerencias de grandes empresas”.

Además de Rivera, patrocinan la propuesta de norma los convencionales Dayyana González, Eric Chinga, Alejandra Pérez, Isabel Godoy, Elsa Labraña, Carolina Vilches e Ivanna Olivares.

La iniciativa deberá ser aprobada este jueves por la Comisión de Sistema Político de la Convención Constitucional. En caso de recibir el apoyo, ingresarán indicaciones y será votada en particular.

Críticas

El convencional Arturo Zúñiga, criticó el discurso en redes sociales y señaló que a la “convencional María Rivera en el 2022 no le gusta la democracia”.

En tanto, la constituyente Claudia Castro, electa en cupo UDI, sostuvo que es “una propuesta inspirada en el poder soviético ruso” y que “ni siquiera es electa por los ciudadanos. ¿Van a seguir diciéndonos que creen en la democracia?”.

Incluso el ex-vicepresidente del órgano, Jaime Bassa aseguro que la norma “está absolutamente fuera de los márgenes culturales de nuestro país” y que no cree que tenga “ninguna posibilidad de avanzar”.