6 de diciembre de 2022

Representantes chilenos/as llegan a IDFA, el festival de documentales más importante del mundo

Entre los/as principales exponentes se encuentran Maite Alberdi, Ignacio Agüero, Ishtar Yasin Gutiérrez y Patricio Guzmán, entre otros, quienes presentaran sus producciones audiovisuales en Holanda.

Chile se encuentra entre los nominados a la carrera del Festival Internacional de Documentales de Ámsterdam IDFA, el evento más importante de este género en todo el mundo. Con una delegación de 16 profesionales en la materia, el evento se extenderá hasta este domingo 20 de Noviembre donde participaran en diversas categorías. El objetivo y, a su vez, las oportunidades que trae consigo la participación en el festival, es ampliar las redes de los cortometrajes, darse a conocer entre destacados agentes de la industria documental internacional y abrir nuevos caminos para continuar el recorrido de sus películas. 

La misión hacia Holanda es financiada por el Ministerio de las Artes, las Culturas y el Patrimonio, y coordinada por Chiledoc, la marca sectorial del documental chileno. Al respecto, Andrea Gutiérrez Vásquez, subsecretaria de las Culturas y las Artes, mencionó: “Contar con estas ventanas de internacionalización es fundamental para seguir avanzando en el mercado audiovisual europeo y por qué no, mundial, y para nosotras como Ministerio de las Culturas es un verdadero honor volver a apoyar a la delegación chilena que asiste al IDFA, que tiene la posibilidad de exhibir sus producciones documentales y a la vez de estrechar lazos y establecer redes con quienes están en el mismo camino, desde distintas latitudes”.

Por su parte, la directora de Chiledoc, Paula Ossandón señala que “Este año la participación chilena en IDFA es inédita. Un proyecto en el FORUM y cuatro películas en el festival muestran, una vez más, cuán consolidadas están nuestras producciones y coproducciones documentales, su riqueza temática, calidad y la universalidad de sus contenidos”.

Promoción oficial por parte de ChileDoc de los trabajos reconocidos por la IDFA.

En cuanto a los/as artistas, se reconocen en las siguientes categorías:

Imagina la competencia:

  • Notas para una película” de Ignacio Agüero.

Coproducción entre Chile y Francia. En 110 minutos, retrata a través de la mirada de un joven extranjero, Gustave Verniory, la transformación radical del territorio recién pacificado de la Araucanía hacia el final del siglo XIX. Está libremente inspirado en el libro Gustave Verniory, 10 années en Araucanie 1889-1889, escrito por Gustave Verniory.

  • “Mi país perdido” de Ishtar Yasin Gutiérrez.

La cineasta rastrea los viajes globales de su padre, Mohsen Sadoon Yasin, director de teatro iraquí quien se vio en exhilio gran parte de su vida, usando fotografías familiares, carteles de teatro y recortes de periódicos, así como grabaciones de sonido y extractos de cartas que se enviaban entre sí, con sellos de Costa Rica, Chile y Dinamarca. Y filma a su padre en el aquí y ahora, capturando su rostro, su mano, sus historias.

Lo mejor de los festivales:

  • “Alis” de Clare Weiskopf y Nicolás Van Hemelryck.

Coproducción colombiana, rumana y chilena, proyecta la realidad de diez adolescentes que conviven en hogar de acogida en Bogotá, Colombia. Riendo, toman asiento frente a la cámara, contra un fondo de estantes que contienen sus pertenencias personales, e imaginan a Alis, un compañero ficticio que refleja sus propias realidades, miedos, aspiraciones y sueños personales. El film alcanzo el premio Crystal Bear y el Teddy Award.

Maestros:

  • “Mi país imaginario” de Patricio Guzmán.

En 2019, la plaza principal de Santiago y las calles a su alrededor se llenaron con más de 1,5 millones de manifestantes, capturados por Guzmán en impresionantes imágenes de drones. Las multitudes pidieron más democracia, una sociedad más justa, mejor educación y atención médica, además de una nueva constitución. Una coproducción francesa y chilena que rememora el llamado estallido social que llego a todos los medios de comunicación del mundo. Mediante dinámicas escenas callejeras, entrevistas con activistas, expertas y artistas, todas mujeres, se construye un largometraje que logra describir acertadamente las protestas.

Foro IDFA:

  • “La memoria infinita” de Maite Alberdi.

Film dirigido por la reconocida Maite Alberdi en conjunto a los cineastas Pablo Larraín, Juan de Dios y Rocío Jadue, cuenta la historia matrimonial entre Augusto Góngora y Paulina Urrutia, una pareja que, luego de 25 años de relación, enfrentan durante casi una década el Alzheimer que él padece.

Participación especial:

  • “Soy la Tierra: Historias desde el fin del mundo” de Maite Alberdi, María Paz González, Sebastián Fernández y Santiago Correa.

Presentado y producido por Imagen de Chile junto a Fábula, muestra iniciativas de chilenos y chilenas que, con ideas innovadoras, enfrentan el cambio climático aqueja a el medio ambiente y los recursos de nuestro país.

Proyector chilenos:

  • “Pajarísticos” de Francisco Greene.

Documental regional con la producción de Pilar Silva, se explora el lenguaje de los pájaros por parte del poeta lafkenche Lorenzo Aillapán de 84 años, residente de Puerto Saavedra. Con el cantar de lo pájaros en libre albedrío, se retrata la importancia de los artistas en la vida cultural de los pueblos indígenas que aun persisten en la región.

  • “Aquí se escucha el silencio” de Gabriela Pena.

Con Picho García en producción, se trata de una autobiografía de la directora Gabriela Pena, quien luego de 40 años de exilio en España a causa de la dictadura militar, regresa a la casa de su familia en Valparaíso para cuidar de sus abuelos.

  • “La Velera” de Francisco Bermejo.

Se cuenta el relato de Omar quien, con 61 años, la nostalgia lo guía de vuelta a sus raíces sureñas. En Chiloé, se enfrentará a las adversidades y fuerzas sobrenaturales de la isla, hasta encontrar el tesoro familiar enterrado hace 60 años en algún rincón de las playas.

  • “Corruptos” de Juan Cifuentes Mera.

Producido por Joaquín Tapia Ross, Rodrigo Díaz y Margarita Egaña, cuenta la historia de Andrea, paciente de electroshock quien, luego de un largo tratamiento, da cuenta de su pérdida de memoria. Acomplejada, busca reconstruir su pasado en busca de su propio yo.