15 de julio de 2024

Novena Digital

Medio de comunicación oficial de La Araucanía

Científicos preocupados por altas temperaturas en polos del planeta: “No es buena señal”

Los polos árticos de la Tierra están experimentando un calor extremo simultáneo anormal, con partes de la Antártica a temperaturas de 40°C por encima de la media y zonas del Ártico arriba de 30°C de lo normal.

Las estaciones meteorológicas de la Antártica rompieron récords el viernes pasado al acercarse la región al otoño. La estación Concordia, ubicada a 3.234 metros de altitud, registró una temperatura de 12,2°C bajo cero, que es unos 40°C por arriba de la media, mientras que la estación Vostok, ubicada aun a mayor altitud, alcanzó 17,7°C bajo cero, superando su marca histórica en unos 15°C, según un tuit de Maximiliano Herrera, experto que da seguimiento a récords climáticos extremos.

La Base Terra Nova en la costa estaba en 7°C, muy por encima del punto de congelación. Esto tomó desprevenidos a los funcionarios del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo en Boulder, Colorado, porque estaban prestando atención al Ártico, cuya temperatura era 30°C más cálida que la media, y las áreas alrededor del Polo Norte estaban acercándose o ya se encontraban en el punto de fusión, lo cual es realmente inusual para mediados de marzo, dijo el científico Walt Meier, del centro.

Tienen estaciones opuestas. No ves a (los polos) Norte y Sur derritiéndose al mismo tiempo”, dijo Meier a The Associated Press el viernes en la noche. “Definitivamente se trata de un acontecimiento inusual”, sostuvo.

Instituto Nacional Antártico Chileno (Inach)

Marcelo Leppe, Director Nacional del Instituto Nacional Antártico Chileno (Inach) destacó que “la biodiversidad antártica es mucho más diversa, rica y extensa de lo que antes pensábamos, y hoy sabemos que está siendo muy amenazada por los cambios de temperatura. Pero estos cambios también nos afectan en el resto del planeta: la ciencia nos está demostrando que el calentamiento global aumenta los incendios forestales, que a su vez liberan material particulado que cae sobre los glaciares y afecta su capacidad de reflejar la radiación solar y, por lo tanto, su capacidad de enfriar el planeta, en un círculo vicioso muy preocupante y que necesitamos comprender”.