24 de julio de 2024

Novena Digital

Medio de comunicación oficial de La Araucanía

Hombre tetrapléjico volvió a caminar gracias a una “interfaz digital” instalada entre el cerebro y la médula espinal

Investigadores suizos y franceses lograron que el paciente pueda hacer que sus extremidades respondan a las órdenes de su sistema nervioso por medio de la inteligencia artificial (IA) y dos implantes: uno cerebral y otro medular.

Gert-Jan Oskam, un hombre neerlandés de 40 años que perdió la movilidad de sus piernas y brazos hace más de una década por un accidente de bicicleta, logró volver a caminar gracias a un puente digital entre el cerebro y la médula espinal, que conecta el órgano con los nervios de la mayor parte del cuerpo.

¿Cómo es posible esto? Un equipo de investigadores suizos y franceses lograron que el paciente pueda hacer que sus extremidades respondan a las órdenes de su sistema nervioso por medio de la inteligencia artificial (IA) y dos implantes: uno cerebral y otro medular.

El dispositivo denominado como interfaz cerebro-columna vertebral, descrito en la revista Nature, permite que Oskam pueda caminar con más fluidez, sortear obstáculos y subir escaleras con bastones.

El hallazgo se basa en el trabajo de Grégoire Courtine (2018), neurocientífico del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, y Jocelyne Bloch, neurocirujana de la Universidad de Lausana, quienes en 2018 demostraron que la estimulación espinal combinada con un entrenamiento intensivo podría ayudar a las personas con parálisis parcial a caminar.

El sistema tiene como propósito hacer que el proceso de los movimientos sea más fluido. La interfaz del cerebro consta de 64 electrodos, cada uno incrustado en una caja de titanio.

“La neurorrehabilitación apoyada por el BSI mejoró la recuperación neurológica. El participante recuperó la capacidad de caminar con muletas sobre el suelo incluso cuando el aparato estaba apagado”, se lee en el estudio.

Oskam es la única persona a nivel mundial que ha tenido acceso a un tratamiento así, pero los científicos confían en que pueda servir en un futuro con otras extremidades.